Las marchas del coche son una parte fundamental del vehículo ya que es lo que nos permite ganar o perder velocidad, además de ir hacia adelante o hacia atrás. Cada modelo proporciona un rango de velocidades diferente, y un mal uso puede acarrear una posible avería. Por ello, es importante que conozcamos las principales señales para prevenir problemas en la caja de cambios que puedan provocar una avería.

¿Cómo detectar averías en las marchas del coche?

Si prestamos un poco de atención, existen muchos indicios que nos vienen a decir que hay un problema en el sistema de marchas del coche. Sin embargo, debemos diferenciar entre los coches automáticos y aquellos modelos que tienen una transmisión manual. Uno de los principales es lo que conocemos popularmente como que el cambio rasca. Al cambiar de marcha se percibe un sonido metálico, una señal inequívoca de que debemos acudir a un taller mecánico profesional en Albacete.

Otro de los indicios principales es cuando no podemos introducir las marchas de una forma fluida, dando la sensación de que el proceso no es inmediato. Si encontramos una resistencia al cambiar de marcha cuando accionamos el embrague y la palanca, quiere decir que hay algún fallo mecánico. Adicionalmente, debemos preocuparnos si las marchas se bloquean o saltan durante la conducción.

Finalmente, si el sistema de marchas del coche huele a quemado, no se produce el cambio de engranaje o este desliza, por lo que debemos llevarlo a un mecánico para que pueda explorar y supervisar el problema.

Los principales problemas y cómo repararlos

Algunos de los problemas principales con el sistema de marchas del coche son el desgaste en los engranajes de la propia caja de cambios, así como la falta de lubricación. No arreglar a tiempo todos estos problemas puede suponer la pérdida de esta parte del coche, con el coste que esto conlleva.

El embrague también se puede llegar a desajustar, lo que impide que la conexión con la caja de cambios sea correcta. Esto, a la larga, también puede dificultar el manejo de un coche que tenga una transmisión totalmente manual. La avería del convertidor de par impide que el rodamiento del reactor sea adecuado. La consecuencia de este problema es que la aceleración del vehículo sea mucho más pobre e, incluso, que no podamos alcanzar velocidad lo suficientemente rápido en adelantamientos o en momentos en los que es necesario un extra de potencia. Esto puede derivar en un segundo problema en el motor asociado a la conducción a bajas revoluciones.

En cualquier caso, siempre es recomendable que revisemos los niveles de aceite y también de lubricación. De hecho, el lubricante no debe ser demasiado viscoso. En caso contrario, podríamos encontrarnos con el problema de que las marchas entran en caliente, pero no cuando el motor del coche está frío.

Sistema de marchas del coche

Apostar por piezas de segunda mano, otra de las soluciones

Al detectar un problema en un coche automático, una de las acciones más importantes que hay que llevar a cabo es cambiar el fluido del cambio. Esto siempre es una solución mucho más accesible e inmediata que la de desmontar el cambio por completo. En el caso de persistir los problemas no nos quedaría otra que desmontarla para ver si hay algún tipo de inconveniente interno que pudiera ser la fuente del problema. Generalmente, se tratará por un desgaste de los piñones, aunque puede haber otras causas que hayan producido este tipo de avería.

La sustitución de una caja de cambios suele ser realmente costosa. Por esta razón, en el caso de sufrir una avería total, en Desguaces Albacete ofrecemos piezas de segunda mano para coches que pueden ayudarte a seguir disfrutando de tu vehículo con total confort. Será mucho más económico y permite a nuestros clientes poder alargar la vida útil de un vehículo.

Como conclusión, las marchas del coche son una de las partes fundamentales de nuestro vehículo que no debemos perder de vista. En el caso de cualquier problema hay que acudir a un profesional lo antes posible, pero si no hay vuelta atrás hay que plantear otras opciones como los recambios de segunda mano.